La Gran Paradoja

Artículo tomado de
LE MONDE DIPLOMATIQUE
Edición Colombia – Versión digital – Año XVIII – N° 199
Mayo 2020 – Informe especial

Oscar Pinto Pineda, Boa abierta, ilustraciones del libro «El Principito»

Las tecnologías digitales se han convertido en un soporte fundamental para enfrentar la pandemia del Covid-19 y dar continuidad a las actividades de los ciudadanos, empresas, organizaciones y gobiernos. Lo que no parará ahí. Todo parece indicar que pasada la crisis tendremos una sociedad y una economía más digitalizadas y eficientes, como resultado del aprendizaje, adaptación y reinvención por el que el mundo ha tenido que pasar para poder sortear el confinamiento y el distanciamiento social. Está en curso una de las transformaciones más rápidas de la historia. Es la gran paradoja.

Por Mauricio Trujillo Uribe*
Bogotá, mayo 2020

En un mundo globalizado como el nuestro, en el que millones de personas se desplazan todos los días de una región a otra, de un país a otro, la propagación del coronavirus, o más precisamente del Covid-19, se convirtió rápidamente, en apenas cuatro meses desde su origen en diciembre pasado en China, en una pandemia. Para finales de abril ésta ha infectado cerca de tres millones de mujeres y hombres de todas las edades y condiciones, ha causado la muerte a más de 200.000 y hoy tiene a la humanidad «detenida en el tiempo» con gran parte de sus 7.500 millones de habitantes resguardados en sus casas o alberges.

Nunca imaginamos que como humanidad nos tocara presenciar lo que estamos viviendo: calles desiertas, comercios cerrados, aulas vacías, carreteras intransitadas, aeropuertos parados, en fin, la vida como hasta ahora la conocimos suspendida o fuertemente alterada. Dada la naturaleza altamente transmisible del virus, el aislamiento y el «distanciamiento social» aparecen como la única estrategia de prevención o mitigación de su propagación y de manejo del número de personas infectadas para evitar el colapso de los servicios sanitarios. Entre tanto médicos, biólogos, químicos, matemáticos, científicos y especialistas buscan afanosamente crear la vacuna que permita ganarle la batalla a la enfermedad.

Pero en medio de esta crisis sanitaria, que ha acelerado una crisis económica y social de escala mundial dado el riesgo para la vida humana de entrar en contacto físico o próximo con personas portadoras del «enemigo invisible», las tecnologías digitales, en particular las de la información y la comunicación (TIC), se han convertido en un soporte fundamental para frenar o ralentizar la pandemia en curso y dar continuidad a las actividades de los ciudadanos, las empresas, las organizaciones y los gobiernos.

Mientras que las actividades presenciales se han parado y sólo se mantienen aquellas indispensables para el funcionamiento básico de las instituciones, de ciertos servicios esenciales y de las cadenas prioritarias de producción y distribución, el mundo digital ha conocido un extraordinario dinamismo e incremento, permitiendo por medios virtuales realizar a distancia numerosas actividades, remplazando la presencia física. Dichas tecnologías, utilizadas principalmente en ciertos ámbitos, hoy son el eje sobre el cual el mundo sigue andando: desde clases, conversatorios, conferencias, asistencia, reuniones laborales, gestiones administrativas, compra de alimentos y entregas a domicilio, hasta los eventos políticos, culturales y religiosos, entre otras actividades, se realizan ahora a través de plataformas digitales, permitiendo que la vida siga su curso.

Esta nueva dinámica conlleva el desarrollo y fortalecimiento de habilidades comunicativas, de autonomía, responsabilidad, manejo del tiempo, autogestión, resolución de dificultades y otras. Pasada la crisis del coronavirus tendremos una sociedad y una economía más digitalizadas y posiblemente más eficientes a corto o mediano plazo, como resultado del aprendizaje, adaptación y reinvención por el que el mundo ha tenido que pasar para poder sortear el confinamiento y el distanciamiento. El cambio que está generando la apropiación social de las tecnologías digitales en estos tiempos, será profundo y perdurable. Está en curso una de las transformaciones más rápidas de la historia. Es la gran paradoja.

El rebusque diario
Sin embargo, así como la cuarentena resalta, de manera particular, el drama que viven millones de familias sumidas en la pobreza o pobreza extrema, cuya posibilidad de comer todos los días depende, ante la ausencia de un trabajo estable e ingresos seguros, del rebusque del día a día, también ha visibilizado la brecha digital existente entre los diversos sectores sociales, empresas y países.

La apropiación social de las tecnologías digitales, o sea, tener acceso a ellas, usarlas y contar con conocimientos para sacarles el mayor provecho, es muy distinta según el nivel económico y cultural de las familias. La Unctad advierte que la mitad de la población mundial no está conectada a la web y sólo una de cada cinco personas usa Internet en los países en desarrollo, mientras que en el mundo desarrollado nueve de cada diez.

En América Latina la principal dificultad que hoy tienen las alcaldías de las grandes ciudades para hacer llegar los precarios subsidios o ayudas a las familias menos favorecidas, no consiste tanto en disponer de los recursos públicos o de las campañas de solidaridad, sino en el hecho de que muchas de estas familias no tienen cuenta bancaria, tampoco están registradas en las bases de datos del Estado, ni manejan un correo electrónico, para poder contactarlas. Así mismo, millones de familias no disponen de un computador en su casa o de acceso a Internet para que sus hijos puedan asistir a las clases en línea, algunos indicadores señalan el 40% de la población.

En el mundo empresarial también asistimos a una transformación disruptiva en materia de dirección, organización y procesos, gracias al uso de las TIC. Pero la pandemia también ha puesto de presente la brecha digital entre las empresas tradicionales que están seriamente amenazadas por el confinamiento social, a punto de cerrar o en el rebusque diario, y las que por el contrario siguen operando e incluso han encontrado una oportunidad de crecer, favorecidas por el uso de plataformas digitales y recursos colaborativos en línea.

En nuestra región el cierre de la brecha digital es un factor determinante para la inclusión social y económica de las poblaciones menos favorecidas, al igual que para el desarrollo empresarial. Pasada la crisis, es responsabilidad de los gobiernos aprovechar el impulso ganado en el uso de las tecnologías digitales para redoblar esfuerzos en la inclusión digital de los sectores populares, mediante programas efectivos de apropiación social de las TIC en barrios y centros educativos. Merecen especial atención los jóvenes y adultos mayores. Y para respaldar con políticas públicas y créditos blandos la transformación digital de las empresas nacionales, sobre todo las pequeñas y medianas.

En estas condiciones, ojalá el próximo voto ciudadano, de Argentina a México, tenga en cuenta las propuestas de los candidatos en este campo. El acceso a Internet debe ser considerado un derecho público esencial y debería garantizarse un consumo básico para las poblaciones de pocos recursos, extendiendo para ello WiFi gratuito por todas las ciudades.

Nuevo paradigma laboral
Numerosos son los sectores de la economía en los que el teletrabajo se puede introducir. De hecho, esta modalidad de trabajo hace parte de la reglamentación laboral de los países andinos y de la mayoría de América Latina, y ya algunas empresas lo han puesto en práctica, principalmente de manera parcial y para cierto tipo de servicios.

Con la pandemia del Covid-19, se ha multiplicado exponencialmente el número de personas tele-trabajando desde sus casas, pudiendo apreciar las ventajas de bienestar que traería esta práctica en tiempos normales. No tendrían que madrugar a sus sitios de trabajo o regresar en las noches a sus hogares en los atiborrados medios de transporte masivo, ni gastar dos o tres horas diarias de lo más preciado que tiene el ser humano, su tiempo. Podrían organizar sus jornadas entre los horarios productivos, comer en casa y compartir con sus familias. El teletrabajo ofrece igualmente una oportunidad laboral a las personas en condición de discapacidad, y a las madres y padres que deben ocuparse de sus hijos. Sin embargo, la confusión entre vida laboral y familiar, tiempo de trabajo y de ocio, surge como una limitante del teletrabajo, así como la extensión de la jornada de trabajo por órdenes que llegan desde el centro de operaciones y no reparan en el límite de la jornada laboral.

En la economía de mercado las empresas están obligadas a transformarse e innovar. Las plataformas colaborativas de teletrabajo 4.0 permiten ahorrar costos, flexibilizar horarios laborales, ganar en productividad y eficiencia, y mejorar el clima laboral. La reducción de la jornada de trabajo, de 8 a 6 o menos horas diarias, deja de ser una utopía. De otro lado, el teletrabajo no debe ser una forma de precarizar el empleo y en ello los trabajadores y sus organizaciones deben estar vigilantes. Este paso laboral exige entonces un cambio de mentalidad. Avanzamos así, hacia un nuevo paradigma laboral.

Tsunami en la Educación
Salvo en centros educativos con programas específicos a distancia, la educación virtual como complemento de la educación presencial sigue siendo una meta a alcanzar en el sistema educativo de los países latinoamericanos, sin desconocer que el uso de recursos digitales ha ganado espacio en colegios y universidades, principalmente del sector privado. El debate no resuelto sobre la educación como proceso de socialización que va más allá del aula e implica la interrelación diaria en espacios públicos entre los actores del proceso educativo y de éstos con la sociedad en general, un aprendizaje que implica mucho más que leer o revisar escritos, gana nueva pertinencia.

En América Latina hay todavía un amplio trecho por recorrer: mejorar la infraestructura de conectividad de los centros educativos; garantizar que todos los estudiantes tengan acceso a los monitores de sus instituciones y cuenten con computadores en sus casas; mayor capacitación de los educadores en las herramientas digitales; plataformas con contenidos interactivos ajustados a los pénsum académicos; y actualizar las políticas y programas de educación virtual. También es fundamental mejorar el nivel de inglés de docentes y estudiantes, sin lo cual están en desventaja para integrar los beneficios de la revolución 4.0.

No obstante, con ocasión del cierre forzoso de escuelas, colegios, institutos y universidades, y la continuación de las clases por medios digitales decretado por las autoridades, se está produciendo un verdadero «tsunami educativo». En Colombia, por ejemplo, la mayoría de los docentes ha tenido que preparar sus clases virtuales a marchas forzadas, adecuando su material pedagógico y sus espacios de trabajo en casa y algo similar ha pasado con los estudiantes. Así, unos y otros han ido adaptándose y tomando el ritmo.

El impacto que tendrá esta experiencia cuando alumnos y educadores regresen a las aulas permitirá que la educación virtual ocupe finalmente su espacio, rompiendo paradigmas. El debate sobre los programas de formación y el futuro de los establecimientos educativos estará servido. Y algo es seguro: La educación presencial no volverá a ser la misma.

Lucha contra el coronavirus
Medios de comunicación, ciudadanos, gobiernos, autoridades sanitarias, servicios de salud, laboratorios, comunidad científica y organizaciones internacionales están utilizando de una u otra forma las tecnologías digitales en la prevención y lucha contra el Covid-19. A los medios de comunicación, que a diario informan sobre el avance y consecuencias del virus y las medidas sanitarias que la gente debe acatar, se suman las redes sociales en Internet, las cuales, aunque sirven de cloacas de noticias falsas, están facilitado el intercambio de conocimientos en salud, medidas preventivas y autoevaluación.

Las tecnologías digitales también permiten elaborar modelos epidemiológicos predictivos que están ayudando a los gobiernos y autoridades sanitarias a tomar decisiones sobre la gestión de la cuarentena y la reactivación de sectores productivos, para encontrar un equilibrio entre «aplanar la curva» de contagiados y paliar la recesión económica. En China, Corea del Sur y otros países han implementado aplicaciones en teléfonos móviles para monitorear las personas contagiadas. En Colombia, recientemente la Ministra TIC presentó la aplicación CoronApp. Sin embargo, en democracia política, es urgente que el gobierno aclare cuáles son las medidas de privacidad y seguridad de los datos que se colectan.

Otros ejemplos son las cámaras de alta resolución y termómetros infrarrojos que miden la fiebre de posibles infectados; drones y robots para esterilizar hospitales, sitios públicos y medios de transporte; computación de alto rendimiento con sistemas de Big Data e Inteligencia Artificial para comprender el coronavirus y obtener lo antes posible una vacuna; tele-asistencia sanitaria y plataformas en la nube con el historial clínico de recuperados.

En conclusión, el sector TIC se erige como gran aliado contra el coronavirus y futuras epidemias, poniendo de presente la importancia de las formaciones universitarias y tecnológicas asociadas a las tecnologías de la cuarta revolución industrial o industria 4.0.

Reinventar nuestra forma de vivir
Esta crisis mundial, como otras sucedidas en el pasado, y como la que ya empezamos a vivir debido al cambio climático, también provocada principalmente por los humanos, nos debe llevar a cuestionarnos como habitantes del planeta, nuestro único y espectacular hogar.

La pausa global nos debe conducir a reflexionar sobre nuestra condición de «especie dominante» y el futuro de la Tierra: es necesario modificar nuestro comportamiento personal y colectivo en aras del bienestar general y el uso responsable de los recursos comunes. Nos esperan nuevos desafíos como civilización, es imprescindible un cambio de mentalidad y una transformación de nuestros modelos de existencia.

Por Mauricio Trujillo Uribe*
Bogotá, 08 de mayo de 2020

* Ex-Alto Consejero Distrital de TIC de Bogotá, ex-Ingeniero de Investigación del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Consultor en temas de Ciudad Inteligente.

¿Cuál satélite para Colombia?

Descargar artículo

Por Mauricio Trujillo Uribe*
29 de febrero de 2020

El periódico El Tiempo publicó el 23 de febrero un artículo del ex-Vicepresidente Germán Vargas Lleras titulado «El satélite, un juguete caro» en el que critica la decisión del Gobierno Nacional de «volver a poner en marcha el negocio del satélite de observación de la Tierra con el cual se pretende, además, que Colombia entre con pie firme en la era espacial». Y se declara sorprendido de enterarse a través de los medios de comunicación de que «Colombia le apostaría nuevamente a tener un satélite propio de última tecnología».

Recordemos que un satélite de este tipo permite tomar imágenes en muchos campos: estado de las carreteras, recursos hídricos, incendios forestales, minería, pesca y otros. El ex-Vicepresidente se refiriere en particular a la aprobación del Gobierno de Duque al Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) # 3983 de enero pasado. El documento en cuestión se titula «Política de Desarrollo Espacial: Condiciones habilitantes para el impulso de la competitividad nacional», en el que se incluye la siguiente línea de acción: «El Ministerio de Defensa Nacional, en coordinación con la FAC, el IGAC y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, realizará un estudio costo-beneficio sobre las diferentes alternativas de adquisición de infraestructura espacial de observación de la Tierra».

La inconformidad de Vargas Lleras tiene que ver con el costo que implicaría la compra del satélite, cerca de 350 millones de dólares, más los gastos de mantenimiento, cuando hoy en día esas imágenes se pueden comprar a otros satélites extranjeros por cerca de 2 millones de dólares anuales «e incluso provistas gratuitamente por medio de la cooperación internacional, como en el caso de los cultivos ilícitos», agrega. También alerta sobre los intereses que se moverían detrás del «negocio» y dice «la idea de tener no solo uno, sino varios satélites propios, incluso para generar emprendimientos, no parecería corresponder con las prioridades nacionales en materia del gasto».

Este artículo suscitó fuerte controversia y la W Radio entrevistó al abogado y experto en derecho espacial, Alfredo Rey, quien aseguró que es más conveniente, tiene mayor prioridad, adquirir un satélite de comunicaciones que un satélite de observación de la Tierra y dio la razón a Vargas Lleras confirmando que las imágenes se consiguen en el mercado y Colombia los compra actualmente.

El profesor Rey también manifestó que en materia de comunicaciones dependemos de los satélites de otros países, a pesar de que la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), que administra las posiciones orbitales de los satélites, le asignó a Colombia tres posiciones. Agregó que un satélite de comunicaciones tiene más o menos el mismo costo que uno de imágenes y permitiría cubrir todo el territorio nacional, conectar a todas las regiones y dejaríamos de pagar los costos por el alquiler de satélites extranjeros para hacer las telecomunicaciones.

Colombia rezagada
Aun cuando comparto lo fundamental de ambas posiciones, éstas ameritan ciertas precisiones y aclaraciones. En primer lugar, Colombia no ha tenido hasta ahora una política pública espacial con una visión estratégica de largo plazo, los esfuerzos en esta materia han sido muy limitados y la clase política no ha sabido conducir al país para aprovechar el potencial que tiene este sector, quedando Colombia rezagada frente a otros países de América Latina. A pesar de que se han aprobado en las últimas décadas tres documentos Conpes para la compra de satélites, dos de comunicaciones y uno de observación de la Tierra, estas adquisiciones nunca tuvieron lugar, se quedaron en el papel.

El reciente Conpes plantea la necesidad de una Política de Desarrollo Espacial para impulsar la economía colombiana mediante una serie de estrategias que permitan generar tres condiciones habilitantes: sentar las bases para construir una visión de largo plazo del sector espacial; facilitar la entrada de la iniciativa privada; y revisar el rol de la Comisión Colombiana del Espacio, adaptar la normatividad existente y propiciar la cooperación internacional. Sin embargo, este Conpes apenas destina recursos por 1904 millones de pesos para su implementación, lo cual parece insuficiente.

Un valioso recurso natural
En segundo lugar, Colombia al igual que otros 9 países en el mundo, Brasil, Ecuador, Congo, Gabón, Kenia, Somalia, Uganda, Zaire e Indonesia, goza del privilegio de poseer una órbita geoestacionaria, un valioso recurso natural que hubiese podido ser gran fuente de ingresos para el país pero que hoy ha sido declarado por las grandes potencias como un recurso de la humanidad, en contraposición al concepto de soberanía nacional que firmaron estos países en el año 1976.

Recordemos que la órbita geoestacionaria (O.G.E.) es una autopista circular sobre la línea ecuatorial a casi 36.000 kilómetros de altura. Ella permite que los satélites allí situados giren en el mismo período de rotación del planeta, desplazándose siempre encima de un territorio dado. Por ello, esta órbita presenta grandes ventajas para los satélites de comunicaciones, televisión y navegación GPS (Global Position System), reduciendo a su vez los costos de los equipos terrestres.

La Constitución colombiana establece que también es parte de Colombia el segmento de la órbita geoestacionaria. Pero en la vida real la O.G.E. está casi llena con satélites de las grandes potencias y es clara la inclinación de la UIT en favor de los países con capacidad tecnológica. Sin embargo, Colombia conserva aún tres posiciones en derecho, que nos corresponden entre los 70 y 75 grados al oeste del meridiano de Greenwich.

Satélite de comunicaciones vs fibra óptica
Debido a la compleja geografía colombiana, el Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones (MinTIC) abrió en el 2010 un proceso para la compra de un satélite de comunicaciones con el fin de dar conectividad a miles de centros educativos, hospitales y otras instituciones públicas, buscando así superar el aislamiento de buen número de regiones y a la vez reducir la brecha digital.

En esa ocasión la licitación se declaró desierta y tampoco tuvo éxito un nuevo intento. Finalmente el Gobierno consideró que era mejor desplegar una red nacional de fibra óptica, estableciendo un plan gradual para llegar a las cabeceras de la gran mayoría de los 1.100 municipios del país, y allí en donde no fuese posible implementar esta infraestructura de comunicaciones de alta velocidad se acudiría a empresas prestadoras de servicios inalámbricos de voz y datos (satelitales y micro-ondas).

Este programa de fibra óptica se ha ido cumpliendo en general, aunque a nivel local la solución del «último kilómetro» para llegar al usuario final, que corre a cargo de empresas de servicios públicas o privadas, avanza a paso lento en muchos sitios. A su vez, numerosas zonas rurales del país aún carecen de comunicaciones de alta velocidad, a pesar del esfuerzo hecho por algunos operadores.

Conclusión
Antes que hacer una inversión económica en la adquisición de un sistema satelital de imágenes, el gobierno debería dar prioridad a la adquisición de un satélite geoestacionario de comunicaciones que beneficie el desarrollo equitativo de las regiones del país.

Desde luego, ello exigiría una inversión económica importante, además de asegurar necesariamente otros factores de éxito. Lo ideal sería ponerse de acuerdo con los países vecinos, en particular con Venezuela y Ecuador, pero tal cooperación es improbable en el contexto político actual.

Y como quiera que las comunicaciones en el siglo XXI pasan en gran medida por las telecomunicaciones y Colombia no tiene un satélite de comunicaciones propio, será necesario seguir acudiendo a los servicios de satélites de otros países y de empresas privadas. Esa es por ahora nuestra realidad.

Por Mauricio Trujillo Uribe*
29 de febrero de 2020

* Ex-Alto Consejero Distrital de TIC para Bogotá.
Blog: https://agoradeldomingo.com


Artículo publicado en Revista Sur: https://www.sur.org.co/cual-satelite-para-colombia

Foto tomada de: larepublica.pe
Filed Under: Revista Sur, RS Desde el sur

Diez retos de Bogotá Inteligente que esperan a Claudia López

Por Mauricio Trujillo Uribe*
Bogotá, 06 enero 2020

Descargar artículo

Con el permanente crecimiento de la población urbana, aumentan todos los días los problemas en campos como la seguridad, movilidad, educación, salud, empleo, medio ambiente y otros. Bogotá llegará en poco tiempo a diez millones de habitantes y enfrentar con éxito los retos que este conglomerado humano conlleva, requiere soluciones innovadoras de gran escala e impacto.

Una visión y gobernanza acertadas, la participación activa de la ciudadanía, los datos abiertos y la aplicación de nuevas tecnologías como factor disruptivo, hacen parte de las variables que Claudia López tendrá por delante para avanzar en la solución de los desafíos de este ecosistema urbano cada vez más complejo, teniendo como meta central mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En hora buena su elección como nueva alcaldesa, me uno a las expectativas de quienes hicimos parte de los equipos programáticos de su campaña y votamos por ella. Bogotá necesita desarrollar una política pública de Ciudad Inteligente y Amigable, de la que hacen parte los siguientes diez retos:

  • Una ciudad más segura para todos: utilizar de manera intensiva un sistema de Analítica Criminal de Big Data e Inteligencia Artificial. Estas plataformas funcionan con base en los sitios, modos y frecuencia donde se viola la ley en un territorio, y demás informaciones recolectadas por las autoridades, a partir de las cuales cruzan datos, determinan patrones e identifican tendencias, permitiendo anticipar y enfrentar el delito más eficazmente.
  • Una ciudad que cuida su medio ambiente y preserva su hábitat ecológico dando un tratamiento sostenible e inteligente a sus residuos sólidos: migrar del actual modelo tóxico de depósito y manejo de los desechos del Relleno Sanitario de Doña Juana, hacia el uso de tecnologías limpias de Termovalorización, que además permiten generar energía eléctrica. Son varias las ciudades capitales de América Latina que las utilizan con éxito.
  • Una ciudad de Gobierno Abierto y Transparente que acerca a la Administración y los ciudadanos, que escucha a sus habitantes y que acuerda con ellos, entre otros temas, la destinación de los fondos propios de las veinte localidades: incentivar la participación ciudadana, mediante el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), incluyendo las aplicaciones para celulares, en los presupuestos locales y su seguimiento.
  • Una ciudad que moderniza la enseñanza de la educación pública en sus escuelas y colegios: acelerar la incorporación de la educación virtual, con sus redes, plataformas y contenidos, como complemento fundamental de la educación presencial en un mundo globalizado, facilitando la labor del docente y la apropiación de conocimientos por parte del alumno.
  • Una ciudad que prepara a las generaciones para desempeñarse en un mundo moderno: promover la apropiación social de las TIC, apoyar los laboratorios digitales de innovación abierta y colaborativa, y respaldar la apertura de nuevos cupos en la Universidad Distrital en programas tecnológicos y profesionales como el Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Computación Cognitiva y Blockchain, entre otras áreas innovadoras.
  • Una ciudad en donde el talento y la innovación se conjugan en el arte y la cultura: formar artistas y agentes culturales en las nuevas expresiones escénicas, creadoras de nuevas audiencias, en las que el arte urbano y las nuevas tecnologías convergen. Así mismo, contar con espacios y equipamientos públicos funcionales al uso amplio de los recursos digitales.
  • Una ciudad que propicia, en la era de la información y el conocimiento, la inclusión digital como elemento clave de los programas de integración social: dar continuidad a las más de cien zonas de Wi-FI público (puestas en funcionamiento entre 2013 y 2014 por la Alta Consejería Distrital de TIC) y ampliar su cobertura. A su vez, estas zonas de acceso libre a Internet permiten revitalizar el hábitat, ofrecen espacios de encuentro y convivencia a los jóvenes y son una oportunidad económica para los comerciantes del sector.
  • Una ciudad que cuenta con un sistema de emergencias médicas inteligente: promover la implementación de una plataforma de información por parte de las entidades prestadoras de servicios de salud, basada en geolocalización y bases de datos centralizadas, que articula la ambulancia más cercana con el centro médico más apto y próximo, para atender la emergencia. A su vez, la Historia Clínica Unificada, en fase de implementación, constituye el complemento ideal para los servicios de atención de emergencias y salud en general.
  • Una ciudad que se beneficia de la sinergia entre las empresas de servicios públicos: establecer alianzas estratégicas entre la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), que dispone de la mayor red de fibra óptica urbana, y la Empresa Metro de Bogotá, para implementar el vasto sistema de comunicaciones y anuncios del futuro metro de Bogotá, y entre la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá (EEB) y la futura Red de Regiotrams de la Sabana, para el transporte férreo metropolitano.
  • Una ciudad que potencia las oportunidades de emprendimiento, empleo y negocios de nueva base tecnológica: hacer realidad la primera fase del Parque de Ciencia, Tecnología e Innovación de Bogotá, en donde colaboren el talento juvenil, universidades y empresarios, contribuyendo a la competitividad y el crecimiento económico de la ciudad-región.

Una política pública de Ciudad Inteligente y Amigable tiene en cuenta los componentes humanos, institucionales y tecnológicos que intervienen en su desarrollo, además de los aspectos sectoriales y las mejores prácticas internacionales. Su implementación en Bogotá pasa por la voluntad política de la nueva alcaldesa y el Concejo Distrital y se refleja, aprovechando la amplia base regulatoria nacional y distrital, en el Plan de Desarrollo, la apropiación presupuestal y la planeación distrital.

También es fundamental contar con una institucionalidad fuerte que dirija dicha política pública en concertación con las secretarías y entidades del Distrito y en colaboración con el Gobierno Nacional y la empresa privada. Bienvenida Claudia López al universo de la Ciudad Inteligente y Amigable.

* En Colombia: ex-Alto Consejero Distrital de TIC de Bogotá y ex-miembro de las juntas directivas de ETB y EEB.

Artículo publicado en la página web https://agoradeldomingo.com, de libre difusión citando la fuente.

El futuro de la ETB & Bogotá Ciudad Inteligente

Ponencia presentada en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes en Audiencia Pública por invitación del H.R David Racero sobre «El Futuro de la ETB: Perspectivas y propuestas».

La problemática por la que atraviesa la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá –ETB- no es un tema simple, no es un tema de blanco o negro, no es un tema que pueda tratarse desde posiciones meramente ideológicas o partidistas. Es una situación compleja con muchas variables y el análisis que hagamos debe apuntar a encontrar la mejor solución posible para la ETB y la ciudad de Bogotá.

Mauricio Trujillo Uribe *
Bogotá, 23 de noviembre de 2018

Ante la perspectiva de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ratifique la decisión que declaró nulo el artículo del actual Plan de Desarrollo de Bogotá que autorizaba la venta de las acciones de la ETB que son propiedad de Bogotá, todo indica que la Administración Peñalosa presentará al Concejo de Bogotá un nuevo proyecto de enajenación de esas acciones.

Recordemos que Bogotá posee el 86.3% de la ETB, el sector privado 11.64%, la Universidad Distrital 2% y 0.6% otras entidades públicas. Tengamos presente igualmente, que la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá S.A. E.S.P. está constituida como una sociedad comercial, con autonomía administrativa, patrimonial y presupuestal, y ejerce sus actividades dentro del marco del derecho privado y la Ley 142 de 1994 (régimen de servicios públicos domiciliarios).

¿Cuál futuro para la ETB? ¿Qué hacer? La problemática por la que atraviesa la empresa no es un tema simple, no es un tema de blanco o negro, no es un tema que pueda tratarse desde posiciones meramente ideológicas o partidistas. Es una situación compleja con muchas variables y el análisis que hagamos debe apuntar a encontrar la mejor solución posible para la ETB y la ciudad de Bogotá.

FORTALEZAS DE LA ETB
En el año 2012 la ETB hizo una gran apuesta estratégica con base en un plan de modernización tecnológica y ampliación de su oferta de servicios que se denominó N-play. Este plan tenía como eje central la instalación de una extensa red de fibra óptica al hogar (FTTH) y el despliegue de anillos de fibra óptica (FO) para clientes corporativos y de gobierno. N-play comprendió también la adquisición de frecuencias y sistemas 4G LTE para el negocio de voz, datos móviles y televisión interactiva digital.

Como es sabido, la FO permite ofrecer muy altas velocidades de transferencia de datos y se prevé, según diversos analistas, que tendrá un crecimiento anual cercano al 5% entre 2017 y 2022 en el país. El conjunto de esas inversiones, realizadas en la Administración Petro, costaron 2.3 billones de pesos y representan hoy cerca de 50% de los activos de la ETB que superan los 5 billones de pesos.

Otras fortalezas de la ETB son su red de telefonía fija e internet (ADSL) gracias a su infraestructura de cobre, aún si su uso está disminuyendo, y el control de los ductos subterráneos de la ciudad que le permite extender ampliamente su red de FO. Además, desde 2013 la empresa cuenta con una parte del espectro electromagnético para telefonía móvil.

A su vez, la ETB es cabeza del grupo empresarial de su nombre, propietario de 88% de Colvatel (redes y soluciones tecnológicas), de 75% de SkyNet Colombia (operador satelital) y de 39% de Businnes Center Américas (atención al cliente). También la ETB compró e integró Ingelcom, operador de televisión.

Todo lo cual le permite a la empresa desarrollar una estrategia comercial con una variada gama de servicios empaquetados. Y la ETB sigue teniendo una importante base de clientes en Bogotá que constituye un potencial muy atractivo. De los 108.000 clientes a finales de 2015, es posible que al finalizar 2018 la cifra supere los 200.000. Al mismo tiempo, la tendencia de diversificación de los ingresos es significativa.

Clientes ETB

Fibra Óptica108.000202.000291.000312.000
Móviles pos y prepago391.000699.000594.000 58.200
20152016 2017 1er trimestre 2018

Diversificaciòn de ingresos ETB

Servicios "Cobre"98%90%79%75%
Fibra Óptica y Móviles2%10%21%25%
201420152016 2017

Un estudio de 2015 de la EAFIT estima que en los próximos años el retorno sobre la inversión podría ser hasta del 18% y otro estudio de 2016 denominado “La ETB patrimonio público de la ciudad. Un análisis desde el Control Fiscal”, destaca la proyección de la empresa en las nuevas líneas de negocio y que las inversiones realizadas solo tendrán réditos en el mediano y largo plazo.

DIFICULTADES DE LA ETB
Sin embargo, la situación actual de la ETB presenta cifras preocupantes: sus pasivos ascienden a $2,2 billones y las pérdidas a $64.474 millones. Los ingresos disminuyeron de $362 mil millones en el primer trimestre 2017 a $341 mil millones en el primer trimestre 2018. La facturación no creció pero los costos e inversiones aumentaron, reduciendo la rentabilidad y la caja. Los márgenes de Ebitda pasaron de 53% de los ingresos a 28%, y los flujos operativos se tornaron negativos. El panorama por tanto es delicado, aun cuando estos resultados también se explican en parte por el nuevo sistema contable de normas internacionales de información financiera (NIIF).

Desde luego, la difícil situación por la que atraviesa la ETB no es ajena al hecho de que compite en los nuevos negocios con América Móvil (Claro), Telefónica (Movistar), Millicon (Tigo-UNE) y AT&T (DirecTV), que han hecho millonarias inversiones y proyectan una imagen positiva en el mercado.

La fibra óptica que desplegó la ETB pasa, geográficamente hablando, cerca de 1.4 millones de hogares, de los cuales están conectados cerca de 250 mil y alrededor de 700.000 hogares más son potencialmente conectables. Pero si se quiere llegar a medio millón de hogares, que le permitiría a la empresa obtener ingresos adicionales hacia un punto de equilibrio, conectar el último tramo costaría entre 2 y 3 billones de pesos adicionales según estimaciones de la ETB (nótese la diferencia de un billón de pesos, por lo que es necesario que la empresa haga un verdadero estudio técnico).

En este marco de cifras negativas y balances pesimistas, pero también en razón de una visión que considera que no le corresponde al Estado ser dueño y encargarse de la gestión de empresas de servicios pùblicos, ni tiene la capacidad de manejarlas con eficiencia, lo que si puede hacer con éxito rentable el sector privado en un mercado competitivo que exige ingentes inversiones, el alcalde Peñalosa y el actual equipo directivo de la empresa le apuestan a la venta de la totalidad de las acciones de Bogotá en la ETB como única salida, según sus declaraciones. Se reorientó entonces el norte y las inversiones de la empresa, al tiempo que se inició una fuerte reducción de gastos, y aunque se hacen esfuerzos para mantener la estabilidad del barco, las dificultades son grandes.

CIUDAD INTELIGENTE, NUEVOS NICHOS DE NEGOCIO
Asistimos a la transformación digital de los estados, las empresas y la sociedad en general y vemos todos los días como nuestra manera de trabajar y vivir está cambiando. El plan N-play estaba justamente asociado a la evolución de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones –TIC, que exigía y exige de la ETB su continua renovación tecnológica, operacional y de servicio al cliente.

Este fenómeno extraordinario de innovación y masificación de las tecnologías digitales, inscrito en la denominada cuarta revolución industrial, ha desembocado en la Economía Digital y la Sociedad del Conocimiento en un mundo globalizado, y obviamente impacta a Colombia y su mercado.

Por eso los congresistas tienen gran responsabilidad frente al proyecto de ley de modernización institucional de las TIC que presentó la Ministra TIC y su equipo ante el Senado. También se debe evaluar la conveniencia de fusionar la Comisión de Regulación de Comunicaciones y la Autoridad Nacional de Televisión. Está en curso la asignación del espectro de 700 MHz para las tecnologías 5G y se discute por cuántos años debe adjudicarse. Todo ello jugará en el avance de este importante sector económico que analistas estiman generará al año 2025 entre el 5% y 10% del PIB del país. Si el Gobierno de Duque quiere hacer realidad la llamada Economía Naranja, debe entonces cuidar el desarrollo de las TIC, pues hoy más que antes la creatividad requiere de las nuevas tecnologías.

Considero que el futuro de la ETB está en asociado en gran parte al desarrollo de Bogotá como Ciudad Inteligente, noción que comprende el uso de las nuevas tecnologías digitales para transformar las empresas, la producción, la infraestructura y la economía en general; para acercar a gobernantes y ciudadanos en una gobernanza más democrática y participativa; para generar dinámicas de apropiación social y cultural de la ciudad; para apalancar el emprendimiento innovador; para fortalecer la gestión pública; para modernizar los servicios públicos, entre otras muchas perspectivas. Ciudades como París, Londres, Nueva York y otras, aprovechan los grandes beneficios que ofrecen la fibra óptica y toda la oferta de servicios inteligentes derivados o asociados a ella. Bogotá avanza en esta dirección y la ETB tiene allí nuevos nichos de negocio de gran potencial.

Proyectos como el Metro de Bogotá, que requerirá un vasto sistema de recaudo, comunicaciones y anuncios; la digitalización de los contadores de gas y energía eléctrica de la ciudad; la Historia Clínica Unificada que requiere la interconexión de hospitales y entidades del sistema de Salud; la seguridad ciudadana que implica no sólo la red de cámaras de la Policía sino su enlace con otros sistemas públicos y privados; la mejora de la movilidad mediante la Red de Semáforos Inteligentes; la gestión de parqueaderos urbanos para ganar en tiempo y eficiencia; el gobierno en línea, las plataformas de datos abiertos y las cadenas virtuales de servicios al ciudadano, que utilizan plataformas que manejan millones de datos en la nube; el desarrollo de la educación virtual con sus redes, plataformas y contenidos, hoy parte esencial de la enseñanza; la evolución del Internet de las Cosas; la creación de un Parque de Ciencia, Tecnología e Innovación para la ciudad; y otros tantos posibles desarrollos de Ciudad Inteligente, son enormes oportunidades de mercado para la ETB.

Pero además la ETB como empresa de la ciudad de Bogotá también debe tener vocación social, no sólo debe generar utilidades y dividendos, o al menos es la concepción que nos anima a quienes consideramos que las tecnologías deben estar al servicio de metas humanas. Hablamos entonces del retorno social de la inversión, noción esencial para el progreso del conjunto de la sociedad.

Por eso los proyectos sociales que se adelantaron desde la Alta Consejería Distrital de TIC con el apoyo de la ETB, MinTic y otros aliados, entre 2013 y 2014: las zonas de WIFI público como factor de convivencia ciudadana y renovación urbana; los centros interactivos para la alfabetización digital, entendiendo que la inclusión digital es hoy parte indispensable de la inclusión social; los cursos virtuales para la igualdad de oportunidades de la mujer; y la apropiación de la cultura digital para un mejor desempeño individual y profesional del ciudadano, entre otros. Son proyectos de nuevo tipo que incluso generarían mayor beneficio futuro para la ciudad y sus habitantes que los proyectos sociales que la Administración Peñalosa anuncia se realizarían con el dinero de la venta de la ETB.

Concluyo diciendo que las posiciones frente al futuro de la ETB se pueden resumir en las siguientes: una, la Administración Peñalosa insiste en vender la totalidad de la participación accionaria de Bogotá en la ETB; dos, quienes consideran que se debe esperar para recuperar las inversiones realizadas entre 2013 y 2015, mejorando en paralelo los procesos internos, la atención al público, el servicio posventa y afinando una estrategia comercial propia y con aliados; y tres, conseguir un socio estratégico que le inyecte capital a la ETB pero sin que Bogotá pierda el control de la empresa.

Considero que se requiere en lo fundamental una convergencia y articulación de las dos últimas opciones. Pero además de buscar un operador de telecomunicaciones de talla mundial como socio estratégico, también existe la posibilidad de encontrar otros socios entre aquellas grandes empresas que podrían estar interesadas en la ETB en la medida en que las TIC constituyen un componente de inversión estratégica de sus propios negocios en los proyectos de Bogotá como Ciudad Inteligente.

Lo cierto es que cualquiera que sea el camino a seguir, cada día que se aplazan las decisiones de fondo sobre el futuro de la ETB, la empresa corre el riesgo de estancarse, de perder competitividad y de seguir desvalorizándose. Hay que encontrar soluciones viables que le convengan tanto a la ETB como a Bogotá. A mi juicio ¡antes que pensar en vender la ETB, hay que dedicarse a fortalecerla!

Mauricio Trujillo Uribe *
Bogotá, 23 de noviembre de 2018

* Ex Alto Consejero Distrital de TIC para Bogotá
  Ex miembro de la Junta Directiva de ETB
  Ex Director de proyectos de Ciudad Inteligente en Europa



Texto que sólo compromete a su autor, de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Fuente: Revista Sur

Foto: Archivo particular

BOGOTÁ@21: Campus de innovación colaborativa

Presentación del Proyecto BOGOTA@21
a la RED JÓVENES EMPRENDEDORES BAVARIA

El Proyecto Bogotá@21 pretende ser un primer eslabón hacia un Parque de Ciencia Tecnología e Innovación de Bogotá. Consiste en crear un campus de innovación abierta y colaborativa para facilitar el surgimiento y desarrollo de nuevas industrias creativas, de servicios de economía del conocimiento y de proyectos de Ciudad Inteligente. Contamos ya con un espacio físico situado en una importante área empresarial de la ciudad, como aporte en comodato de la Empresa de Energía de Bogotá. Allí vamos a tener laboratorios, salas, oficinas, auditorio y cafetería, entre otros servicios, conformando un centro de innovación tecnológica con acento en lo digital y la mecatrónica. En Bogotá@21 se darán cita jóvenes emprendedores, grupos de investigación y desarrollo de universidades, empresas con retos tecnológicos y entidades del Distrito. En su primera etapa, la empresa Transportadora Gas Internacional, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá y la Empresa de Acueducto de Bogotá, han contribuido con recursos, en el marco de un convenio, para la instalación y funcionamiento del campus. De otra parte, la Fundación del Grupo de Energía de Bogotá, promotor y operador del proyecto Bogotá@21, viene construyendo alianzas de diverso tipo, entre ellas con el sector privado, para que a mediano plazo el campus sea autosostenible y las sinergias presentes en el campus generen negocios de nuevo tipo. Esperamos que la próxima Administración Distrital que en el 2016 asumirá las riendas de Bogotá y de las cuatro empresas de servicios públicos patrocinadoras iniciales del proyecto, cualquiera que sea el alcalde electo, sabrá entender y dar continuidad a este importante proyecto de ciudad.


Por Mauricio Trujillo Uribe
*

Bogotá@21 es un proyecto de ciudad público-privado que busca crear un espacio de actividades, de proyectos y de negocios, con alto componente tecnológico, el cual queremos orientarlo hacia temas que se conocen como economía del conocimiento, nuevas industrias creativas y temas de ciudad inteligente y sostenible.

Instalaciones del Campus

Ubicación del Campus

Vamos a crear un campus de innovación abierta y colaborativa, un campus de inteligencia colectiva, en donde vamos a tener 4 actores:

  • el primer actor son empresas que tengan retos de innovación tecnológica a solucionar, y que la solución de esos retos les permita posicionarse mejor en el mercado, mejorar su negocio, mejorar su competitividad;
  • dos, vamos a tener un segundo actor, que son jóvenes emprendedores que quieran apostarle a esos retos de las empresas, que hagan propuestas de solución a esos retos, y que ambas partes lleguen a acuerdos contractuales de beneficio mutuo. También vamos a invitar a pequeñas empresas innovadoras que estén en fase de consolidación y que quieran hacer propuestas a esos retos. De otra parte, vamos a tener un componente de innovación abierta libre, con proyectos orientados a innovación social y temas creativos, temas que tengan que ver por ejemplo con arte contemporáneo y nuevas tecnologías;
  • el tercer actor son los grupos de investigación y desarrollo de las universidades, que la investigación de las universidades este asociada al sector productivo y también al sector público;
  • y finalmente un cuarto componente son los proyectos distritales con alto componente innovador.

Actores del Campus

En el caso de los jóvenes emprendedores, ellos van a tener entonces un doble objetivo, por un lado trabajar en la solución de los retos por los que fueron seleccionados, sean retos de innovación empresarial, sean retos de innovación libre. Pero al mismo tiempo van a tener acceso a asesorías y tutorías para que se conviertan en pequeñas empresas o despeguen y maduren sus empresas.

Entornos y Servicios del Campus

El campus tiene una inversión inicial que han puesto las cuatro empresas de servicios públicos del Distrito: la Empresa de Energía de Bogotá, la Trasportadora Gas Internacional, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá y la Empresa de Acueducto de Bogotá, también participa la Secretaría de Desarrollo Económico del Distrito para acompañar los procesos de emprendimiento de los jóvenes emprendedores.

Principales beneficios del Campus

Esperamos que la próxima Administración Distrital que en el 2016 asumirá las riendas de Bogotá y de las cuatro empresas de servicios públicos patrocinadoras inciales del proyecto, cualquiera que sea el alcalde electo, sabrá entender y dar continuidad a este importante proyecto de ciudad.Y vamos a buscar que ese campus quede incorporado como parte o sea el primer eslabón hacia un Parque de Ciencia Tecnología e Innovación de Bogotá, que quede inscrito en el COMPES para que las empresas que pongan allí inversión puedan tener incentivos tributarios.

Total que este es un proyecto de ciudad, es un proyecto que le apunta además a que si este campus es exitoso como esperamos, atraiga, sea el epicentro para que nuevas empresas de nueva base tecnológica se instalen en el entorno y se vaya consolidando lo que Bogotá requiere, que es un polo de competitividad.

Y aquí tenemos una masa crítica fundamental, la inmensa cantidad de talento juvenil en Bogotá, de esta manera es una invitación a ustedes jóvenes a que se vinculen a este proyecto, Bogotá@21.

Mauricio Trujillo Uribe *
Cartagena, 3 de septiembre de 2015

* Director Fundación Grupo de Energía de Bogotá
   Ex Alto Consejero Distrital de TIC para Bogotá
   Ex miembro de la Junta Directiva de ETB
   Ex Director de proyectos de Ciudad Inteligente en Europa


Texto de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Fuente: Presentación del proyecto Bogotá@21 en ANDICOM 2015

Fotos e imágenes: Archivo particular

Bogotá … hacia una Ciudad Inteligente

¿Qué caracteriza a una Ciudad Inteligente? Desde mi experiencia, considero que una Ciudad Inteligente es aquella que hace uso de las nuevas tecnologías, principalmente las digitales, para acercar a gobernantes y ciudadanos en una gobernanza más democrática y participativa; para generar dinámicas de apropiación social y cultural de la ciudad; para que los ciudadanos tengan diversas fuentes de información y sean también productores de información; para apalancar el emprendimiento innovador y negocios de nuevo tipo; para mejorar y fortalecer la gestión pública; y para modernizar los servicios públicos. Desde luego hay otros campos de aplicación, pero éstos me parecen fundamentales. Bogotá ha avanzado algo en esta dirección, aun cuando hay un largo trecho por recorrer.

Por Mauricio Trujillo Uribe *

Le correspondió a la Alta Consejería Distrital de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones liderar el Programa “Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para Gobierno Digital, Ciudad Inteligente y Sociedad del Conocimiento y del Emprendimiento” del Plan de Desarrollo de Bogotá.

La Alta Consejería Distrital de TIC -ACDTIC- se creó en el 2012 y fui su primer director hasta finales de 2014. Regresé a Bogotá para ocupar este cargo luego de vivir en París 25 años y haber trabajado en los últimos 10 años en proyectos de Ciudad Inteligente para ciudades de Europa, Brasil y México.

Como Alto Consejero Distrital de TIC para Bogotá, puse en marcha la nueva entidad encargada de la política pública de apropiación y uso de las TIC, misión que siempre entendí debía hacerse en coordinación estrecha con las entidades del Distrito y aunando esfuerzos con el gobierno nacional y el sector privado.

En este campo Bogotá estaba en pañales. No existía una verdadera política distrital para el desarrollo de proyectos de Ciudad Inteligente, este tema se limitaba principalmente al manejo de los sistemas informáticos, compra de licencias de software y desarrollo de aplicaciones para cubrir necesidades internas de las entidades distritales. Tampoco existía entre las entidades una visión estratégica conjunta, ni una articulación y armonización en la materia: cada una de ellas funcionaba como toldo aparte, a pesar de la existencia de la Comisión Distrital de Sistemas, instancia inactiva desde hacía tiempo. Cambiar la visión y la cultura de los servidores del Distrito respecto a los alcances de las nuevas tecnologías, era un reto aún mayor.

En el primer año, 2012, fijamos el marco reglamentario de la Alta Consejería, conformamos un equipo de 40 profesionales y tecnólogos, hicimos el balance de lo existente e iniciamos los primeros proyectos. En el 2013 y 2014, ya viento en popa, dimos curso a los principales proyectos. Veamos algunos de ellos.

Cultura digital: Ciudad Inteligente para Ciudadanos Inteligentes
Podemos hablar de Ciudad Inteligente en la medida en que sus ciudadanos cuenten con una cultura digital amplia y asuman las nueva tecnologías con criterio propio, haciéndolas parte de su vida cuotidiana y de sus proyectos. Estas tecnologías permiten también al ciudadano no sólo ser consumidor de información, diversificando sus fuentes, sino productor de información, lo cual democratiza los procesos de difusión e información, sin desconocer los riesgos que este nuevo paradigma entraña en materia de noticias falsas en las redes sociales. De cualquier manera, la familiarización con las tecnologías digitales es un paso necesario para desenvolvernos mejor en la sociedad que hoy vivimos.

Con esta idea, pusimos en marcha el Mes TIC: una iniciativa inédita con más de 100 actividades barriales de cultura digital, que ha contado con el apoyo de Canal Capital, Universidad Distrital, ETB, Cámara de Comercio de Bogotá, Sena, CCIT y Cintel, entre otras entidades, y comunidades de software libre, llegando en el 2013 y 2014 a cerca de un millón de habitantes de las distintas localidades. Eventos como Bogotá Robótica en el Planetario Distrital, la Foto Maratón Digital en el centro de la ciudad,  TIC al Parque y Foros de Ciudad Inteligente en varias universidades, ofrecieron más de 200 horas de conferencias y permitieron visibilizar numerosos proyectos de investigación en temas TIC.

Arte urbano y nuevas tecnologías
En la era digital, la apropiación cultural del espacio público por parte de los ciudadanos cuenta hoy, en el mundo entero, con numerosas expresiones y posibilidade gracias a las nuevas tecnologías. El arte y los artistas en la calle contribuyen a la convivencia ciudadana y sus mensajes pueden influir en la juventud y público en general, promoviendo una cultura democrática y de paz, el conocimiento de nuestra historia y nuestra identidad.

Con esta perspectiva, numerosos bogotanos pudieron apreciar en la Plaza de Bolívar en las navidades de 2013 y 2014 un sorprendente espectáculo de Mapping sobre la fachada del Palacio de Liévano de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

En el 2014 este evento también lo proyectamos sobre las fachadas de la Iglesia de Lourdes y la Iglesia del 20 de julio, con gran acogida de vecinos, transeuntes y turistas. Se realizó igualmente la Noche en Blanco, arte digital en la calle, en el Parkway de Teusaquillo con la participación de asociaciones, instituciones del Distrito y sector privado. Son nuevas expresiones visuales en las que el arte urbano y las nuevas tecnologías convergen.

De otra parte, quedó bien avanzado el proyecto liderado por IDARTES con el apoyo de la ACDTIC para construir en el sector de Las Aguas, centro oriental de Bogotá, una Nueva Cinemateca y Centro de Cultura Digital de última generación que brindará a jóvenes creativos la posibilidad de desarrollar sus propuestas audiovisuales.

Emprendimiento y nuevas industrias creativas
Las nuevas tecnologías representan una oportunidad para desarrollar nuevos emprendimientos y nuevos negocios. El talento y la innovación se conjugan para abrir paso a un sector creativo con gran potencial para generar riqueza y empleo. Son muchos los ejemplos en el mercado de esta nueva economía digital.

Con este enfoque, la Alta Consejería y la Universidad Distrital realizamos el Diplomado de Software Libre para Emprendimiento; con MinTIC y la Universidad Nacional puso en marcha el laboratorio digital ViveLabs ubicado en edificio de Señal Colombia Sistema de Medios Públicos; con Connect Bogotá, hizo el concurso Bogotá Piensa TIC; y con la Secretaría de Desarrollo Económico, desarrolló las Maratones Digitales. En total, se premiaron 20 propuestas de Ciudad Inteligente que hoy reportan ventas por 460 millones de pesos.

Zonas Wi-Fi de acceso libre: apropiación social del espacio público
Las zonas Wi-FI de acceso libre facilitan la apropiación social del espacio público y favorecen la convivencia: la apuesta consiste en que estos espacios se vuelvan lugares de encuentro y buen parche, e incentiven el aprecio de los habitantes a la ciudad. Son también una oportunidad para la revitalización económica del área si se vincula a los comerciantes a la respectiva zona Wi-Fi.

Con esta mirada, instalamos 82 zonas Wi-Fi abierto en corredores peatonales, parques y plazas (red WIFI_BOGOTA), ¡llegando a más de 1.5 millones de usuarios mensuales en diciembre de 2014!. Igualmente, abrimos 43 zonas Wi-Fi abierto en paraderos del Transmilenio, permitiendo al usuario consultar la información del SITP y navegar.

Un modelo educativo moderno acorde con el mundo globalizado
La apropiación social de las TIC pasa principalmente por su aplicación en la educación. Esta apropiación junto con el bilingüismo son requisitos para que la juventud pueda subirse al tren de la sociedad del conocimiento.

Las TIC son un recurso para transformar y hacer más moderna la enseñanza por parte del docente e incrementar el nivel de comprensión por parte del alumno. Las TIC en la educación contribuyen al desarrollo de habilidades meta-cognitivas del estudiante, tan importantes como la adquisición del conocimiento en sí. Otro importante aporte de las TIC a la educación es la posibilidad de ampliar las fronteras del conocimiento.

Bogotá ha dado un paso fundamental en este campo: la Secretaría de Educación Distrital -SED- y la ACDTIC dotamos a 430 establecimientos educativos del Distrito de una red Internet banda ancha y a más de 5.000 aulas de una red Wi-Fi, llegando con este servicio a más de 400 mil estudiantes y 17 mil docentes. También avanzamos en el programa para las bibliotecas municipales, ‘BiblioRed desde la casa’, en la perspectiva de servir a 700 mil estudiantes. Todo lo anterior, constituye un aporte fundamental para la renovación del modelo educativo en Bogotá en el que el componente virtual ocupe importante lugar.

Inclusión digital para cerrar brechas
El mundo ha cambiado, hoy la inclusión digital hace parte de la inclusión social. La cultura digital facilita las oportunidades de empleo y de obtener información útil para tomar decisiones, entre otros aspectos propios de la vida moderna.

Bajo esta premisa, la ACDTIC y la Secretaría de Integración Social desarrollamos un programa de alfabetización digital en 17 Centros de Desarrollo Comunitario. Igualmente, la Alta Consejería llevó a cabo un curso para mejorar las oportunidades de empleo en 13 Puntos Vive Digital adjudicados por MinTIC. En alianza con la ETB y la Secretaría de la Mujer, realizamos un programa sobre los derechos de la mujer en 15 Casas de Igualdad de Oportunidades de la Mujer. Y en Ciudad Bolívar, en los Portales Interactivos de la ETB, organizamos cursos de educación virtual para cerrar brechas a más de 20 mil personas.

Gobierno en Línea y Abierto más cerca al ciudadano
El ejercicio de un Gobierno en Línea y Abierto implica acercar al ciudadano a los diversos proyectos distritales y poner a su dispoción mecanismos de participación y seguimiento. Ello requiere que la ciudadanía tenga acceso a los datos públicos y su reutilización. Esta arquitectura debe facilitar igualmente mayor transparencia de la gestión pública y una mejor veeduría ciudadana sobre los recursos públicos.

La Plataforma Distrital de Datos Abiertos de Bogotá que pusimos en servicio en el 2014 tiene como propósito principal, una vez las entidades distritales repliquen regularmente sus datos en este espacio virtual, habilitar el acceso libre a más de 20 capas de información sobre la ciudad. A mediano plazo, este sistema podrá dar información sobre el estado de los principales proyectos de la Alcaldía en curso. El compromiso del Distrito Capital es darle contenido y larga vida a esta importante plataforma digital.

Gestión Pública más eficiente y transparente
El principio de la colaboración armónica entre las entidades públicas adquiere una nueva dimensión en la sociedad de la información en la que se manejan millones de datos digitales. Un tratamiento compartido de los datos debe permitir generar valor agregado para el seguimiento, análisis y toma de decisiones sobre los proyectos y temas en curso. Ello hace parte de una gestión pública moderna y eficiente.

Para el año 2102, el intercambio de información entre las secretarías de la Alcaldía se hacía principalmente a través del envío de correo físico o de correo vía internet, dado que cada entidad había adquirido en el curso del tiempo sus propios sistemas sin prestar mayor atención al intercambio de datos. Otro tanto sucedía entre las secretarías cabeza de sector y las entidades adscritas a cada sector; entre la Secretaría de Gobierno y las alcaldías locales; y entre los hospitales públicos. El retardo respecto a las nuevas tecnologías en materia de tratamiento colaborativo de datos entre las entidades distritales era visible.

Ante esta realidad, comenzamos a implementar la Red Distrital de Conectividad entre las 12 secretarías del Distrito, entre la Secretaría de Gobierno y las 20 alcaldías locales, y entre los 22 hospitales públicos. Se trata de una autopista diseñada para satisfacer el intercambio progresivo de datos en los próximos 10 años. La ACDTIC ejecutó la primera fase del proyecto y para su ampliación y sostenibilidad cada entidad participante deberá aportar a un fondo común. Y como elemento complementario a esta red de datos, también se avanzó en el desarrollo de una Plataforma de Gestión y Colaboración a través de una Intranet, facilitando el trabajo colaborativo de las entidades para soportar la articulación de proyectos transversales de ciudad.

De otro lado, avanzamos en el proceso de colocar via Internet una serie de trámites y servicios para la ciudadanía que normalmente se realizan en los Cades o Supercades. Así, con la Dirección Distrital de Servicio al Ciudadano de la Secretaría General adelantamos el proyecto SuperCade Virtual, con lo cual el ciudadano pordrá acceder en el 2015 a más de 15 gestiones en línea, ahorrando tiempo y transporte. Con el IDIGER pusimos en marcha la red de alertas tempranas frente a posibles inundaciones por lluvias en algunos puntos de la ciudad, fenómeno que se ha incrementado en razón del cambio climático. Y se dieron los primeros pasos con la Secretaría de Salud hacia la implementación del proyecto Historia Clínica Unificada para los hospitales.

Un largo trecho aún por recorrer
Esta labor tuvo un cierto reconocimiento internacional: en noviembre de 2012 recibimos una mención especial por el diseño de programa “TIC para Gobierno Digital, Ciudad Inteligente y Sociedad del Conocimiento y del Emprendimiento” en Smart City Expo World Congress realizado en Barcelona; a su vez, en octubre de 2013 Bogotá fue sede por primera vez de Smart City Expo, enfocado en 3 ejes: tecnología y sociedad inteligente, desarrollo urbano y resiliencia urbana, y energía, cambio climático y movilidad sostenible; en ese mismo año, Bogotá ocupó el tercer lugar de ciudades inteligentes en América Latina según estudio publicado por la revista Fast Company; en 2014, la Alcaldía participó en las Jornadas Iberoamericanas de Nuevas Tecnologías en la Administración Pública y Bogotá fue escogida sede del Comité Sectorial de TIC. Y en diciembre 2014, Bogotá ganó el primer puesto del concurso nacional Gobierno en Línea otorgado por MinTIC.

A pesar de estos avances, Bogotá tiene un largo trecho por recorrer. La ciudad requiere contar con presupuesto suficiente para escalar los programas de educación virtual, gobierno abierto, arte y cocreación digital, gestión pública eficiente y transparente, emprendimiento digital, inclusión digital y muchos otros proyectos de Ciudad Inteligente que elevarían la calidad de vida de los ciudadanos. Considero importante crear la Secretaría Distrital de TIC. Sin embargo, el proyecto de mayor impacto hacia el futuro será quizás la creación del Parque de Ciencia, Tecnología e Innovación de Bogotá.

Mauricio Trujillo Uribe *
1 de febrero de 2015

* Ex Alto Consejero Distrital de TIC
Ex Director de proyectos de Ciudad Inteligente en Europa


Texto que sólo compromete a su autor, de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Fuente: Artículo que resume los informes públicos de Rendición de Cuentas 2012, 2013 y 2014 presentados por la Alta Consejería Distrital de TIC

Fotos e imágenes: Archivo particular

Bogotanos tendrán nueva cinemateca y centro de cultura digital

Por Mauricio Trujillo Uribe

La Nueva Cinemateca y centro de cultura digital de Bogotá es un ambicioso proyecto que hace parte de la renovación del centro de la ciudad y se convertirá en un espacio para la preservación del patrimonio audiovisual, la creación y circulación de las artes visuales y audiovisuales, las nuevas tecnologías y la expresión digital. Este proyecto cuenta con espacio urbano abierto que permitirá a los transeúntes apropiarse del mismo, además de facilitar el ingreso para que ciudadanos y ciudadanas disfruten de las actividades que se desarrollaran en el interior.

Este proyecto cobra vida hoy, luego de más de dos años de negociación, gracias al trabajo conjunto de la Empresa de Renovación Urbana, el Instituto Distrital de las Artes – Idartes entidad adscrita de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, y la Alta Consejería para las TIC, quienes este año firmaron el convenio interadministrativo que dio vía libre al desarrollo del equipamiento cultural.

La propuesta urbana de la Nueva cinemateca y centro de cultura digital de Bogotá, que estará ubicada en la localidad de Santa Fe, barrio las Aguas, entre calles 19 y 20, entre la carrera 3 y el Eje Ambiental de la Avenida Jiménez, busca una relación con las estructuras existentes en el sector, así como con el espacio público y la estructura ecológica principal. También, contará con un espacio expositivo con las dimensiones y características necesarias para albergar las propuestas de los artistas bogotanos, complementando así un circuito de espacios en la ciudad para la circulación de las artes plásticas.

Un diseño de Bogotá para Bogotá
Por ser este un equipamiento emblemático para la ciudad, la Empresa de Renovación Urbana de Bogotá y el Idartes decidieron que el diseño debería surgir de un concurso público. Fue así como el pasado 15 de agosto de 2014 se firmó un contrato con la Sociedad Colombiana de Arquitectos, corporación civil sin ánimo de lucro regida por el derecho privado, de carácter profesional y federativo con cubrimiento nacional, para que actuara como asesora y consultora en el proceso de selección de la propuesta para el diseño de anteproyecto arquitectónico para la Nueva Cinemateca Bogotá.

Desde el 8 de septiembre estuvieron disponibles las prebases del concurso público en la página web de La Empresa de Renovación Urbana de Bogotá y en el Portal Único de Contratación Cecop. Durante este lapso de tiempo más de treinta observaciones recibidas de arquitectos e interesados consolidaron las bases del concurso, las cuales fueron publicadas el 18 de septiembre. La Sociedad Colombiana de Arquitectos confirmó, luego del proceso de depuración, que 57 proponentes quedaron habilitados y finalmente, el pasado lunes 27 de octubre, 42 proyectos (31 de Bogotá, 4 de Antioquia, 4 del Valle del Cauca, 1 de Santander, 1 de Risaralda y 1 de Nariño) fueron recibidos y entraron al proceso de evaluación por parte de los jurados.

El comité evaluador estuvo conformado por el arquitecto Carlos Alberto Montoya Correa, designado por La Empresa de Renovación Urbana de Bogotá; el arquitecto Gerardo Manuel Salinas, designado por la Alcaldía Mayor de Bogotá; el arquitecto Carlos Campuzano Castello, designado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos Presidencia Nacional; el arquitecto Fernando Ospina, designado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos Presidencia Nacional, y el arquitecto Octavio Moreno Amaya, designado por la Sociedad Colombiana de Regional Bogotá y Cundinamarca.

El presupuesto apropiado por La Empresa de Renovación Urbana de Bogotá para entregar al ganador del concurso es la suma de mil ciento ochenta y nueve millones ciento ocho mil ciento quince pesos mcte. ($ 1.189.108.115) incluido el IVA. El segundo puesto del concurso de anteproyecto arquitectónico gana la suma de cuarenta millones cuarenta mil ochocientos setenta y cuatro pesos mcte. ($40.040.874). Y al ganador del tercer puesto del concurso de anteproyecto arquitectónico, un valor de veintiséis millones seiscientos noventa y tres mil novecientos dieciséis pesos mcte. ($26.693.916).

El Colectivo de Arquitectos 720 fue el ganador de la propuesta del prediseño de la nueva Cinemateca y Centro de Cultura Digital que tendrá Bogotá, un espacio para preservar el patrimonio audiovisual, la creación de las artes y, como novedad, promoverá las nuevas tecnologías y la expresión digital. La selección del prediseño de esta infraestructura surge de un concurso público, el cual cumple con todos los estándares de calidad para brindar a los asistentes espacios propicios para el disfrute de las obras que se expondrán y la interacción entre los mismos.

Durante el 2015 se iniciará la obra y para el año 2017 se contará con todo este equipamiento que se consolidará como el epicentro de la cultura, las artes, la tecnología y las industrias audiovisuales del país, dedicado a la innovación, la creación y circulación de obras audiovisuales. Este proyecto arquitectónico, que estará ubicado entre calles 19 y 20 y entre la carrera 3 y el Eje Ambiental de la Avenida Jiménez, contará con una sala de exposiciones de arte y cultura digital y un laboratorio de desarrollo de contenidos digitales con infraestructura tecnológica, lo cual aportará a la modernización y evolución de Bogotá.

La Cinemateca y Centro Cultural permitirá generar apropiación social de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC y el desarrollo de nuevas manifestaciones de arte y cultura asociadas a las nuevas tecnologías.

Por Mauricio Trujillo Uribe
Bogotá, 10 de noviembre de 2014
Publicado en Radio Santa Fe


Imagen: Archivo particular

Jornadas Iberoamericanas Nuevas Tecnologías en la Administración Pública

Durante la XVI Asamblea de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas – UCCI- que se realizó en Buenos Aires en junio de 2014, se le otorgó a Bogotá la presidencia del Comité Sectorial de TIC y sede de las “Jornadas Iberoamericanas sobre aplicación de las Nuevas Tecnologías en la Administración Pública”, tras ocupar el primer lugar la propuesta “Bogotá es TIC, TIC para metas Humanas”.

Por Mauricio Trujillo Uribe *

Para Bogotá es un privilegio recibir a los representantes de la UCCI de las diferentes ciudades y es un honor presidir la organización durante dos años, del IV Comité Sectorial de Nuevas Tecnologías y “Jornadas Iberoamericanas sobre aplicación de las Nuevas Tecnologías en la Administración Pública” de la UCCI.

La apropiación de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, hacen parte del Plan de Desarrollo de la ciudad para el logro de una Bogotá Humana. Existen estudios que demuestran la relación entre el acceso y uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones y el desarrollo humano, entendido desde la perspectiva del PNUD (2001)[1]: procesos que van más allá de la satisfacción de necesidades básicas, y se centran en las oportunidades de una vida digna en la que la persona es protagonista de su propio desarrollo.

De otra parte la Declaración Universal de Derechos Humanos Emergentes (DUDHE), aprobada en Monterrey (México) en el Foro de las Culturas que tuvo lugar en el año 2007, hace  referencia a las TIC a lo largo de su articulado, y especialmente en el artículo 5, sobre el derecho a la democracia plural, derecho que, entre otros, comprende el derecho a la  información y el derecho a la comunicación, “que reconoce el derecho de todas las personas y de toda la comunidad a comunicarse con sus semejantes por cualquier medio de su elección. A tal efecto, toda persona tiene derecho al acceso y al uso de las tecnologías de información y comunicación, en particular Internet.

Igualmente se habla de sociedad de la información, casi todos los países han promovido planes y programas para fomentarla; la ONU organizó una Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI, Ginebra 2003 y Túnez 2005) en la que participaron gobiernos de todos los países del mundo, asociaciones internacionales, empresas y corporaciones del sector TIC y, lo que es más importante, representantes de las sociedades civiles de los cinco continentes.

Programa “TIC para Gobierno Digital, Ciudad Inteligente y sociedad del conocimiento y del emprendimiento”
La Administración Distrital “Bogotá Humana” le dio un decidido un impulso a las TIC en la ciudad, y prueba de ello es la creación de la Alta Consejería Distrital de TIC y por primera vez, en un Plan de Desarrollo Distrital, se incluyó todo un Programa dedicado a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones: “TIC para un Gobierno Digital, una Ciudad Inteligente y una Sociedad del Conocimiento y del emprendimiento.”

Este programa busca fortalecer el acceso universal la apropiación social de las TIC, así como su aplicación estratégica y coordinada en las entidades distritales para reducir la brecha digital e incrementar la eficacia de la gestión pública, disponer de información pertinente, veraz, oportuna y accesible, en los procesos de toma de decisiones, prestación de servicios a la ciudadanía, rendición de cuentas y control social, contribuyendo a la consolidación de la ciudad incluyente e inteligente y al desarrollo económico, social y cultural de su población.

Bogotá y en general Colombia han avanzado significativamente en los últimos cuatro años en el uso, aplicación y desarrollo de las TIC. Tenemos datos interesantes:

Colombia, un país que le ha dado institucionalidad a las tecnologías de la información y las comunicaciones. Le ha dado rango de Ministerio a las TIC y en Bogotá la Alta Consejería Distrital de TIC depende directamente del despacho del Alcalde Mayor. A través del Proyecto Nacional de Fibra Óptica de MinTic, 1.078 municipios están conectados a Internet de alta velocidad. En el año 2010 tan sólo 200 municipios estaban conectados por fibra óptica. En el 2013 se elevó a 1.856 el número de patentes, derechos de autor y diseños industriales en el sector TIC. En contenidos digitales, Colombia pasó de exportar 12 millones de dólares en 2010 a 37 millones de dólares en el 2014. El sector TIC se encuentra en el segundo lugar del ranking de las actividades económicas que mayor valor agregado le genera a la economía de Colombia (Panorama TIC | Publicado en marzo de 2015). Cada año el sector TIC tiene más influencia en el crecimiento de los demás sectores. Colombia a la fecha registra 9,9 millones de conexiones a Internet de banda ancha.

En Bogotá hemos venido incorporando y promoviendo el acceso, uso y apropiación de las TIC en diferentes sectores, con el fin de generar y desarrollar nuevas capacidades, tanto para las personas como en las instituciones y organizaciones. Dicho de otra manera, las instituciones y organizaciones han de hacer suyas las TIC, así como las diversas comunidades culturales, lo que implica una profunda transformación social. Estamos trabajando para lograr que Bogotá tenga un Gobierno Digital y avance hacia una Ciudad Inteligente, para que las TIC en nuestra ciudad sean dinamizadoras del conocimiento y del emprendimiento, donde el ser humano está en el centro de nuestros proyectos.

Proyectos de Bogotá Ciudad Inteligente
Como ejemplo enumero algunos de ellos:

TIC para una ciudad mejor
Todas estas estrategias y proyectos TIC buscan reducir la desigualdad y la discriminación social, económica y cultural de nuestros habitantes, la democratización del acceso a Internet, libre y gratuito (Wi-Fi) en espacios públicos como estrategia de apropiación social de TIC y transformación del espacio público; el empoderamiento de las comunidades, el derecho a la  información y el derecho a la comunicación, el impulso a la innovación con miras a fomentar el desarrollo científico, tecnológico, contribuir en la construcción nuevos modelos de  participación ciudadana, fortalecer la gobernabilidad democrática local, reducir la brecha social a través de la reducción de la brecha digital y en el fortalecimiento de lo público.

Sin duda, este Comité Sectorial constituye una gran oportunidad para la ciudad de Bogotá para intercambiar conocimientos y experiencias alrededor de las TIC. Muchas gracias.

Mauricio Trujillo Uribe *
Bogotá, 3 noviembre de 2014

* Alto Consejero Distrital de TIC
   Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

[1] PNUD. “Informe sobre Desarrollo Humano: Poner el adelanto tecnológico al servicio del desarrollo humano” 2001.


Texto de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Fuente: Palabras de apertura de las “Jornadas Iberoamericanas sobre aplicación de las Nuevas Tecnologías en la Administración Pública

Imagen: logo de la UCCI

La Plataforma de Datos Abiertos de Bogotá

Invitación
Bogotá, 11 de agosto de 2014

 Conoce y contribuye a la construcción de la Plataforma de Datos Abiertos de  Bogotá
Este viernes, 15 de agosto, la Alta Consejería Distrital de TIC presentará a la ciudadanía el proyecto que adelanta para poner en funcionamiento la Plataforma Distrital de Datos Abiertos. A través de este espacio, se pretende sensibilizar y dar a conocer los beneficios que obtendrá con la publicación de información del sector público.

Esta Plataforma contará con la implementación de un bus de servicios, que permitirá la interoperabilidad de los sistemas de información de las entidades distritales, una intranet distrital y una herramienta para facilitar la gestión de proyectos interinstitucionales de las entidades.

La Plataforma de Datos Abiertos Bogotá permitirá fortalecer la transparencia de la gestión pública, la rendición de cuentas permanente a la ciudadanía y, en especial, permitirá su reutilización por parte de los ciudadanos para la generación de nuevo valor (investigación, beneficio de la comunidad, beneficio económico, servicios de proximidad y otros).

Este Proyecto es liderado por la Alta Consejería Distrital de TIC, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Centro de Investigación de las Telecomunicaciones -CINTEL-. La invitación es para todos los interesados a partir de las 3:00 p.m., a la Cámara de Comercio de Bogotá (calle 67 No. 8-32).

Bogotá, 11 de agosto de 2014


Imagen: Archivo particular

Ciudades innovadoras: la importancia de lo social

Hoy las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones -TIC- están presentes en casi todas las actividades de la sociedad, son la revolución de nuestra época, como lo fue en su momento la imprenta. Sin embargo, la apropiación de estas nuevas tecnologías por la ciudadanía logra todo su alcance cuando se les posiciona desde lo social: ¡TIC para metas humanas!

HABITAT NACIONES UNIDAS
WORLD URBAN FORUM

FORO URBANO MUNDIAL, 7ª edición

Mauricio Trujillo Uribe *
Medellín, 10 de abril de 2014

Reciban un cordial saludo en nombre de la Alta Consejería de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Quiero expresar mis agradecimientos a los organizadores de este panel por su invitación y aprovechar la ocasión para felicitar a Medellín por ser la sede de la 7ª edición del Foro Urbano Mundial 2014 que se realiza bajo la guía de HABITAT de Naciones Unidas.

Dado el tema de este panel, “Ciudades innovadoras: la importancia de lo social”, me propongo presentar las principales iniciativas que desde la Alcaldía de Bogotá venimos desarrollando para promover la inclusión social y mejorar la calidad de vida de la gente gracias a las TIC, Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

En el 2012 incorporamos en el plan de desarrollo de la ciudad, por primera vez en la historia de Bogotá, todo un capítulo dedicado al acceso, uso y aplicación de las TIC. Me refiero Plan de Desarrollo “Bogotá Humana” de la actual Administración Distrital del Alcalde Gustavo Petro, en el que se articulan tres ejes:

  • Superar la segregación social,
  • Fortalecer lo público y
  • Adaptar la ciudad al cambio climático.

En el 2013 consignamos en el Plan de Ordenamiento Territorial nuevos temas relacionados con la infraestructura tecnológica en el Distrito Capital, que hoy tiene más de 8 millones de habitantes, y en el 2014 estamos trabajando en la formulación de un Plan Maestro de TIC para Bogotá. En todo ello, siempre guiados por nuestro lema: ¡TIC para metas humanas!

Hoy las TIC están presentes en casi todas las actividades de la sociedad, son la revolución de nuestra época, como lo fue en su momento la imprenta. Sin embargo, la apropiación de estas nuevas tecnologías por la ciudadanía logra todo su alcance cuando se les posiciona desde lo social. En este sentido, quisiera simplemente enunciar dos conceptos:

La inclusión social pasa también por la inclusión digital
El primer lugar, afirmar que la superación de la exclusión social, uno de los grandes desafíos de nuestra sociedad, pasa también por la superación de la exclusión digital. Y dado que estamos en el Foro Urbano Mundial, podemos decir que así como “Un mejor espacio público alivia el conflicto social”, dice Christian Werthmann, especialista alemán en temas urbanos, también podemos decir que un mejor acceso, uso y aplicación de las TIC, alivia la exclusión social. Expresemos esto de otra manera: ¡En la era de la información y las comunicaciones, la inclusión digital es determinante para la inclusión social!

En segundo lugar, reiterar que en un mundo cada vez más globalizado y digital como el nuestro, el acceso de la ciudadanía a la sociedad de la información debe ser abordado como un nuevo derecho emergente. Tan importante es contar en lo urbano con mejores servicios de salud, mejores vías, mejor seguridad, como tener acceso a la sociedad de la información. Por ejemplo, de la misma manera que Bogotá Humana elevó a la categoría de derecho, el consumo mínimo vital de agua, también debemos elevar a la categoría de derecho, el acceso básico a la sociedad de la información.

Con esta visión, estamos adelantando el Programa Zonas WIFI en las 20 localidades de Bogotá: hemos instalado 50 zonas de acceso gratuito a Internet en parques, corredores peatonales y plazas públicas, en donde se conectaron más de 800 mil usuarios en el 2013. Recientemente, hemos inaugurado el WIFI público en las estaciones del Transmilenio, el sistema de transporte masivo de Bogotá, y próximamente lanzaremos una invitación a la ciudadanía para que proponga nuevas Zonas WIFI en los territorios de la ciudad.

Así, el WIFI público no debe ser visto como un tema de antenas y cables, sino como una iniciativa encaminada a garantizar a la ciudadanía ese derecho de acceso básico a la sociedad de la información. Más aún, desde una perspectiva integral, el WIFI público hace parte de un paquete de medidas que a su vez apuntan a la revitalización urbana de las zonas WIFI y a la apropiación cultural del espacio público de esas zonas por la ciudadanía.

Estamos hablando por tanto, de una política pública de planeación y gestión urbana. Cabe mencionar también que en el 2013, el programa “Ciudad Bolívar-Localidad Digital” permitió la alfabetización digital de 31 mil personas adultas, y en octubre realizamos el “Mes TIC”, una iniciativa inédita en el mundo con más de 160 actividades en toda la ciudad desarrolladas durante un mes, llegando a cerca de un millón de bogotanos y bogotanas. Estos proyectos, entre otros, hacen parte de la política pública de la Alcaldía de Bogotá que bajo el título de Apropiación Social de las TIC lidera la Alta Consejería.

La educación virtual, elemento indispensable de la educación
De otro lado, en días pasados supimos de los preocupantes resultados de los estudiantes de Colombia en la prueba internacional PISA. Nos preguntamos cómo la apropiación social de las TIC en los jóvenes puede contribuir a que éstos tengan mayor capacidad para resolver los problemas de la cotidianidad y ser exitosos más adelante. Aquí hay que decir de manera categórica lo siguiente: el desarrollo de la educación virtual en los colegios es un factor determinante, junto con la dignificación de los docentes y el bilingüismo, para dinamizar y transformar la educación presencial y lograr en los próximos diez años una profunda y positiva renovación del modelo pedagógico en Colombia.

Por ello, en el 2013, con la Secretaría de Educación, y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá -ETB- como operador, dotamos 430 sedes educativas con conectividad en fibra óptica a Internet, llegando a más de 600 mil estudiantes. A la vez, estamos colocando dispositivos de WIFI en cerca de 4 mil aulas de esas sedes. Bogotá es hoy la primera ciudad del país en tener el 70% de sus establecimientos públicos educativos conectados a la gran autopista de la información. Dotar de tabletas a los colegios públicos, implementar contenidos pedagógicos virtuales y desarrollar programas de formación de los docentes para que incorporen nuevas formas innovadoras de enseñanza, son los siguientes desafíos sobre los que la Alcaldía de Bogotá, en alianza con el Ministerio de las TIC, está trabajando.

Ciudadanos, ciudad y gobierno más cerca gracias a las TIC
Miremos, de otra parte, las oportunidades que brinda el uso innovador de las TIC en la gestión de lo urbano. Partimos del principio de que la ciudad es de todos los actores que la conformamos: sus espacios, sus servicios, su hábitat, no sólo son responsabilidad de las instituciones, también lo son de sus ciudadanas y ciudadanos. Una mayor interacción entre las instituciones y la ciudadanía mejora lo público y mejora la ciudad, y en ello el uso y aplicación de las TIC nos brindan grandes e innovadoras posibilidades.

Tomemos un ejemplo: las aplicaciones de ciudad inteligente para celulares, en un mundo urbano en donde ya casi hay cerca de un celular por cada habitante mayor de 15 años. Estas aplicaciones permiten al ciudadano reportar y geo-referenciar en tiempo real, asuntos de malla vial, movilidad, basuras, seguridad y otras problemáticas urbanas, al igual que permiten desarrollar nuevos servicios de proximidad. Tal es el propósito del concurso “BogotáPiensaTIC” que la Alta Consejería acaba de abrir, al que ya se han presentado más de 200 proyectos. Valga anotar que este campo de las aplicaciones de ciudad inteligente está generando a su vez enormes oportunidades de emprendimiento y negocios.

Las TIC como medio y como agente de cambio
Quiero especialmente llamar aquí su atención sobre el doble papel que juegan las nuevas tecnologías, en particular las TIC. Éstas suelen verse simplemente como un medio, como una herramienta, para obtener un determinado resultado. En este caso, para el mejoramiento del habitat urbano. Sin embargo, esta visión sobre las TIC se queda corta. En efecto, las tecnologías innovadoras son también un agente de cambio del comportamiento social e institucional. El uso de las TIC provoca, genera y retroalimenta un cambio de cultura ciudadana y de cultura institucional. En este caso, una nueva actitud frente a su ciudad.

Resumamos entonces diciendo que la ciudad es más sostenible en la medida en que sus diversas ciudadanías se apropien de ella y actúen frente a lo público, todo lo cual hoy puede ser promovido y dinamizado mediante el uso inteligente e innovador de las TIC.

Valga decir que este tema, el de las nuevas oportunidades y aceleraciones que brindan las TIC en la transformación del comportamiento social, en facilitar la participación ciudadana en lo público pero a la vez en incentivarla y modificarla, hace parte de un campo bien más amplio: el aporte de la era digital al fortalecimiento del Gobierno en Línea y de la Gobernanza Democrática en las ciudades. Hablamos de nuevos escenarios virtuales de ejercicio de la democracia ciudadana. Es un campo multidisciplinario de gran actualidad.

Quisiera terminar mi intervención en este panel mencionando dos hechos significativos en el 2013: Medellín ganó el galardón de la “Ciudad más Innovadora” del mundo en el concurso organizado por Wall Street Journal, y Bogotá obtuvo el tercer lugar en América Latina en el ranking de “Ciudades Inteligentes”, después de Santiago de Chile y ciudad México, realizado por la publicación Fast Company. Ambos hechos invitan a las dos ciudades a trabajar de la mano, junto con otras ciudades de Colombia y del mundo, para hacer del habitat urbano un lugar más humano, amable y sostenible. Es nuestro desafío.

Mauricio Trujillo Uribe *

* Alto Consejero Distrital de TIC
   Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

 


Texto de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Fuente: Palabras en el Foro Urbano Mundial. 7a edición

Foto: Archivo particular