“… les regalamos el minuto que falta”. Reflexiones sobre la masacre de las Bananeras. Por Tila Uribe.

LEER / DESCARGAR: Le regalamos el minuto que falta. Tila Uribe.

PRÓLOGO

Mauricio Trujillo Uribe

Hace 90 años, el 6 de diciembre de 1928, tuvo lugar en Colombia un hecho que estremeció a nuestro país: la Masacre de las Bananeras. “Le Regalamos el minuto que falta. Reflexiones sobre la masacre de las Bananeras“, texto escrito por Tila Uribe, es un relato y ensayo sobre la huelga de los trabajadores de la United Fruit Company, conocida como la Huelga de las Bananeras, que desembocó en la masacre del mismo nombre, un crimen de Estado de la época.

Se trata de un evento mayor del siglo XX que trascendió las luchas políticas y sociales de la década de los años Veinte. La autora se apoya en el conocimiento directo que tuvo de algunos protagonistas de esos acontecimientos,  para aportar, en un sentido vital y no simplemente empírico, relatos, memoria colectiva y forma como aquellos veteranos[1] vivieron y captaron ese momento.

Se refiere a quienes se daban cita en la casa del líder ferroviario Urbano Trujillo en el Alto de la Cruz de Girardot, Cundinamarca, en los años 30 y 40. Tila nos dice: Allí me llevaba mi madre siendo niña y luego adolescente, y de ahí mis recuerdos de esa generación casi olvidada que fueron los socialistas revolucionarios, que soñaban con que algún día esta historia se pudiera llevar a las escuelas. Más tarde, en los años 60, quedó en sus manos el baúl que le entregara su madre, Enriqueta Jiménez Gaitán, que contenía cartas, fotos, banderas, brazaletes y datos que reforzaban los testimonios de esos líderes y esos hechos[2].

El padre de María Tila fue el líder socialista Tomás Uribe Márquez, quien junto con otros dirigentes políticos y sociales de la época impulsó los primeros congresos obreros del país y fueron fundadores del Partido Socialista Revolucionario en 1926. Tomás fue llevado a prisión al finalizar 1928 por sus ideas, militancia y vinculación a la Huelga de las Bananeras, y recluido en el Panóptico Nacional, hoy Museo Nacional, siendo su abogado Jorge Eliécer Gaitán.

La infancia de Tila le permitió entonces conocer y estar en contacto con mujeres y hombres que fueron activistas o habían liderado las movilizaciones por las 8 horas de trabajo, 8 horas de estudio y 8 horas de descanso, la lucha contra la pena de muerte y la huelga de la Zona Bananera, entre ellas María Cano Márquez, prima-hermana de su padre.

María Tila nació en Bogotá, se casó con Francisco Trujillo y tuvieron 4 hijos: Mauricio, Esperanza, María del Pilar y Francisco. Durante toda su vida ha estado vinculada a labores educativas dirigidas a los sectores más vulnerables; ha obtenido logros significativos en la acción contra la ignorancia y la exclusión, y como formadora en la defensa de los derechos humanos. Es autora de 19 cartillas alfabetizadoras y varios libros, entre ellos “Los años escondidos, sueños y utopías en la década de los años Veinte”, período en el que tomaron inusitada fuerza las luchas sociales y políticas, siendo la huelga de las Bananeras su punto más álgido y culminante.

Mauricio Trujillo Uribe
Bogotá, 6 de diciembre de 2018

[1] Juan C. Dávila, Elvira Medina, María Cano (acompañada por “Mujeres Redención de la mujer” de Girardot) y Enriqueta Jiménez. Con menos frecuencia José Garibaldi Russo, Adán Ortiz Salas, Eduardo Mahecha y otros líderes.

[2] Ver “Años escondidos”, María Tila Uribe, cuarta edición, página 117.

LEER / DESCARGAR: Le regalamos el minuto que falta. Tila Uribe.

 


El texto anterior sólo compromete a su autor, de libre difusión citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo.

Foto: Archivo particular