Los dineros de las FARC: Colombia requiere juego limpio

La entrega de todos sus dineros por parte de las FARC hace parte del juego limpio que requiere la sociedad colombiana para poder confiar en los acuerdos de paz.

Por Mauricio Trujillo Uribe

Los dineros en manos de las FARC antes de la firma de los acuerdos de paz, en Bogotá el año pasado, se consideran conexos al delito de rebelión en la medida en que aquellos hayan sido utilizados para financiar dicha rebelión. Son dineros producto de actividades ilícitas y sistemáticas que afectaron gravemente a grandes y pequeños propietarios rurales, comerciantes y empresarios, entre otros, y generaron tremendas consecuencias para la sociedad colombiana y nuestro país en general, como también en el campo internacional. Sin embargo, son dineros obtenidos en el marco de una rebelión armada con fines políticos, aunque se alegue que ésta se haya degradado con el paso del tiempo en sus propósitos iniciales, y a pesar de que posiblemente parte de esos dineros haya servido a fines personales de algunos miembros de esa guerrilla.

Esos acuerdos de paz llevados a cabo por el gobierno del presidente Santos, que la historia le reconocerá a ambas partes, y gracias también, entre otros factores, a la acción contundente del gobierno del Presidente Uribe que logró debilitar a las FARC, acuerdos que comprometen al Estado colombiano, tienen como propósito voltear la página del enfrentamiento armado con esa organización, lo cual implica no sólo la entrega de las armas por parte de los insurgentes y su incorporación a la vida civil, sino también que esa guerrilla se transforme en partido político y luche por sus propuestas en el marco exclusivo de la democracia e institucionalidad colombiana. Desde luego, en el centro de esos acuerdos de paz debe estar y está la reparación de las víctimas, así como las medidas de orden económico, social y político que lleven a la implementación exitosa de los mismos y, en general, que permitan que Colombia transite hacia una cultura de convivencia nacional.

La entrega de todos sus dineros por parte de las FARC hace parte del juego limpio que requiere la sociedad colombiana para poder confiar en esos acuerdos de paz. Los dineros que eventualmente las FARC no declare, se convertirán en un haraquiri contra ellas mismas y, obvio, la justicia ordinaria deberá llegar sin concesiones a quienes los encubran, detenten y usufructuen. En este sentido la acción de la Fiscalía General de la Nación es fundamental; la extinción de dominio y los procesos penales que se deriven de tal hecho, si ello ocurre, serán de rigor.

En cambio, los dineros declarados por las FARC, según lo prevén los acuerdos de paz, irán a un fondo para la reparación de las víctimas principalmente, así como para la reinserción colectiva de los ex-guerrilleros a la vida civil y la conversión de esa organización en partido político. La figura legal para el manejo de esos recursos será una fiducia en cuya administración participarán delegados del gobierno y ex-FARC, según el decreto que acaba de expedir el Gobierno.

Que una parte pequeña de esos dineros sirva para que los ex-guerrilleros vuelvan a la vida normal y den los primeros pasos como nuevo partido político, no debe ser motivo para rasgarse las vestiduras ni mucho menos. La esencia de los acuerdos de paz con una organización guerrillera no vencida, como es el caso de las FARC, es que se comprometan a actuar en adelante por las vías legales. Al fin de cuentas, facilitarles el tránsito a la vida social y política es fortalecer la paz, el pluralismo y la democracia en Colombia.

Mauricio Trujillo Uribe
Bogotá, 8 de junio de 2017


Texto que sólo compromete a su autor, de libre difusión, citando la fuente, el autor y publicando fiel copia del mismo

Foto: portal Kien y Ke