Las declaraciones del Presidente Hugo Chávez

El reconocimiento del carácter político de las guerrillas colombianas no tendrá posibilidad de abrirse paso ante la opinión nacional e internacional mientras éstas sigan reclutando menores, haciendo uso de explosivos antipersonales, atacando la infraestructura de los servicios públicos y, de una manera general, cometiendo actos terroristas y violando el Derecho Internacional Humanitario.

Mauricio Trujillo Uribe
14 de enero de 2008

Luego de la liberación por parte de las FARC de Consuelo González y Clara Rojas, el primer mandatario de Venezuela hizo unas declaraciones el 11 de enero de 2008 ante la Asamblea Nacional de Venezuela que le han dado la vuelta al mundo.

El Presidente Chávez manifestó que no se puede pensar en la posibilidad de un acuerdo de paz si no hay contacto entre las partes enfrentadas, refiriéndose por un lado al Gobierno de Colombia y por el otro a las FARC y el ELN. Como colombiano comparto su opinión, la solución del conflicto no pasa por la derrota de una de las partes, los últimos 40 años de la historia de Colombia lo han demostrado.

No obstante, para que haya contacto entre las partes se requiere que ambas cedan en sus posiciones inamovibles (el tema de la zona de despeje en Pradera y Florida es un ejemplo) y hagan un real esfuerzo por sacar adelante el diálogo y la negociación, actitud que hasta el presente no se visto de lado y lado.

El Presidente Chávez pide que se reconozca que las FARC y el ELN son fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político. Ese reconocimiento es reconocer, valga la redundancia, las causas sociales del conflicto armado en Colombia, realidad que el Gobierno de Uribe se empeña absurda y deliberadamente en negar, al tiempo que pretende darle estatus político al delito paramilitar.

Sin embargo, el reconocimiento del carácter político de las guerrillas colombianas no tendrá posibilidad de abrirse paso ante la opinión nacional e internacional mientras éstas sigan reclutando menores, haciendo uso de explosivos antipersonales, atacando la infraestructura de los servicios públicos y, de una manera general, cometiendo actos terroristas y violando el Derecho Internacional Humanitario.

El Presidente Chávez solicita a los gobiernos del continente y de Europa que retiren a las FARC y al ELN de la lista de los grupos terroristas del mundo, en donde han sido colocadas, según sus propias declaraciones, por una sola causa: la presión de los Estados Unidos. En efecto, retirar de esa lista a las guerrillas colombianas (que no implica concederles estatus de beligerancia), seguramente facilitaría el diálogo, el acompañamiento internacional y la búsqueda de la paz.

A su vez, urgir a las FARC y al ELN para que liberen sin condiciones a todos los secuestrados y exigirles que se comprometan públicamente a renunciar a ese delito de lesa humanidad, son apenas condiciones elementales para que tal llamado, el de sacarlas de esa lista, tenga eco en Colombia y en la comunidad internacional.

Mauricio Trujillo Uribe
14 de enero de 2008